Una Cultura de Cuidado

Aspiramos a recibir a cada huésped Sonesta con un espíritu cálido y acogedor. Esas aspiraciones se extienden profundamente en el corazón de nuestros hoteles, directo en la vida de nuestros empleados. De hecho, nos consideramos más que un hotel. Somos miembros de las comunidades que servimos.

Cuidando a los empleados. En nuestro núcleo, se celebra la individualidad de cada uno que entra por nuestras puertas. Para nuestros empleados, eso significa que nos aseguramos de que desarrollen las habilidades y herramientas que necesitan para hacer su trabajo y superar incluso sus propias expectativas. La longevidad de nuestro equipo es toda la prueba que necesitamos de nuestra cultura única que crea un ambiente gratificante. Es ese espíritu Sonesta que hace que nuestros huéspedes vuelvan.

El cuidado de la tradición y las comunidades. Sonesta siente un orgullo enorme por la preservación de lo que nuestros clientes han llegado a descubrir: la cultura local. Infundimos diseño a la propiedad con toques ingeniosos locales. Ofrecemos una cocina en nuestras mesas y arte en las paredes que reflejan la región. Nuestra pasión por todas las cosas locales nos preserva de convertirnos en una cadena de hoteles de molde.

También animamos a nuestros gerentes generales a que practiquen su propio espíritu empresarial y comunitario de manera que sirvan a su lugar de origen. Ya sea que organice una recaudación de fondos para una organización benéfica local, el apoyo a la escena musical local o devolviendo de algún modo a la comunidad que los apoya, la cultura de cuidado del Sonesta sigue dando.

Integridad. Autenticidad. Calidad. Preocupación. Estos cuatro pilares mantienen fuertes a la familia de hoteles Sonesta, a los clientes, empleados y a las comunidades. Lo invitamos a experimentar nuestra cultura del cuidado de uno mismo.