Testimonios

Todos tenemos recuerdos felices ....

Elegimos el hotel Sonesta para pasar el fin de semana de nuestra boda ya que esta alejado de la congestión de más hacia el sur de la playa de Fort Lauderdale. Las tarifas y tamaños de las habitaciones se ajustaban a todos los presupuestos, lo que hizo que nuestros invitados se alojarán todos juntos. Las habitaciones estaban bien decoradas, tenían camas muy cómodas y todo el personal fue realmente honesto y cordial. La conveniente ubicación del hotel fue perfecta para las actividades de los huéspedes.
Tuvimos nuestra cena familiar a modo de ensayo en Bistro y probamos la mayoría de las comidas de los menús, los cuales satisficieron los gustos de todos.  Nuestra cena de boda y recepción fue en el Penthouse en las suites Horizon, y fue como estar en un crucero.  Todo el fin de semana fue llevado a cabo a la perfección por la amorosa organizadora de eventos, Noha Ghali, luego de pasar incansables horas prestando atención a los detalles. Tuvimos una barra personalizada para que todos nuestros invitados se sintieran bien recibidos.  El chef ejecutivo Mark Heinemann ayudó a planear las selecciones del menú para una recepción con cócteles y para la cena. El organizador de ceremonias, Jeff Carlson, y su equipo hicieron lo imposible para poder acomodar lugares especiales para nuestra ceremonia.  Todos tenemos recuerdos felices después de un largo fin de semana celebrando una boda, la cálida hospitalidad del personal y las vistas inolvidables desde el Sonesta Fort Lauderdale Beach.
-Edward H., julio, 2015

El lugar perfecto para una boda...

Desde el momento en que bajamos del coche en el estacionamiento hasta el cálido saludo en el lobby supimos que este hotel era una consideración en la planificación de nuestra boda.  La manera en que nos recibieron en otros hoteles en Fort Lauderdale Beach varió de una propiedad a otra. Por desgracia los hoteles con nombres prestigiosos tenían los saludos más fríos y parecían demasiado ocupados para compartir sus paquetes de boda con nosotros, ya que era el fin de semana del Día del Presidente.  En el Sonesta Fort Lauderdale, fuimos recibidos con entusiasmo por la organizadora de eventos, Noha Ghali, minutos después de que explicáramos en la recepción la razón de nuestra visita. Ella compartió las opciones de menú y barras y nos llevó a recorrer el hotel minutos después de nuestra llegada, una respuesta cortés que no recibimos en otros hoteles.  Después de muchas visitas e incansables horas planeando nuestra boda entre las degustaciones del menú con el chef Marcos Heinemann, la elección de los vinos perfectos con el director de bebidas Daniel Meys, nuestro fin de semana de celebración en el Sonesta fue uno de los momentos más memorables.
-Julio, 2015